jueves, 30 de marzo de 2017

Old habits are hard to let go of.

 Llevaba tres años limpia, y ese brazo nunca había sufrido un corte como el izquierdo, pero estoy pasando por tanta mierda que terminé en esto. Parte de mi no puede creerlo, realmente. Pensé que nunca más iba a estar en la situación de sacar el clavo del sacapuntas para después clavarlo con fuerza contra mi piel. Pero todo está mal, tan mal. Me siento de 13 de nuevo. Cuando todo empezaba, cuando mis días habían perdido color y yo había pasado a dejar de ser yo para convertirme en Trinidad; la de trastorno alimenticio y bipolar. Algún día voy a poder estar en paz conmigo sin tener que estar bajo sustancias? Me encantaría poder decir que si, pero no lo veo posible. Lo único que veo es que mi brazo me muestra que nunca voy a dejar de odiarme, nunca voy a dejar de ser un asco. Nunca voy a dejar de lastimar a los demás y nunca voy a dejar de lastimarme a mí.